“Yo nunca he…”, bebes si eres mujer

FullSizeRender_7La entrada de hoy es muy especial, les he pedido a varias de mis amigas que nos contasen experiencias suyas, momentos incómodos, violentos o desagradables ligados al hecho de ser mujer. Lo hemos hablado un montón de veces al unísono de “a mi también me pasó…” Así que aquí está, este es el <<yo nunca he…>> en el que todas las mujeres beberíamos.  Compartir estas vivencias, no solo nos puede hacer sentir mejor y pensar que no estamos solas, sino que aún hay cosas por cambiar!

 

No quiero tu opinión.                                                                                                  

  • << Cavernícolas del mundo, leed (si sabéis): Afirmativamente, campeones: tengo tetas. Desconozco si os gustan grandes, pequeñas o verdes. Me es indiferente. En mis 26 años de vida nunca, jamás, he conocido a una chica que sintiese como un halago un “hostia qué tetas”. Quizás en vuestro pequeño submundo de macho alfa sea no solo legítimo, sino bonito calificar el tamaño y las características de las tetas que veis. De verdad, pequeños seres unineuronales, hacednos un favor, ocupad el tiempo midiendo vuestros miembros (por aquello de que parece ser, el tamaño os obsesiona). Y es que reitero: te-tas. Como las de vuestra madre. Igual. Y recordad: “Es mucho mejor callarse si al hablar vais a demostrar vuestra enorme imbecilidad”. Besis gilipuertas.>> P.G.L.

    FullSizeRender_5

  • <<Sabéis esa de ir por la calle y ver a un grupo de tíos y adivinar lo que va a pasar… calcular si cambio de acera o no… Creedme, no soy Angelina Jolie ni me parezco a ninguna sexsymbol del momento. Y si así fuera… ¿qué? Desde hace un tiempo, en esos momentos (sí me pasa a menudo) no puedo evitar pensar: Pero, ¿qué es lo que os han hecho? En qué momento de vuestra mundanal vida habéis aprendido que era necesario demostrar vuestra “hombría” y que para ello teníais que hacer delante de vuestros amigos el canelo de esta manera. A mi me encantaría preguntároslo en ese justo instante pero la verdad, todo me resulta tan violento que me da miedo. Me da miedo porque no sé cómo vais a reaccionar porque yo no tengo la seguridad que vosotros tenéis de que no pasará nada, porque es cierto yo solo me pondré roja o mala cara, pero no haré nada. No es un halago, ese piropo es un: “Te digo algo porque puedo”.>>   BGF

Libre, no valiente.

  • <<No lo entienden, son mis amigos pero son chicos y no lo entienden. Ayer por la noche fui a cenar con un grupo de ellos (todos hombres, yo era la única chica) a un bar algo a desmano de mi casa. A la hora de regresar cado uno a nuestras casas, les pedí que me acompañasen para así no tener que ir sola (eran más o
    menos las 12 de la noche y las posibles rutas a casa a esas horas están ya muy vacías). Accedieron a acompañarme andando pero por el camino uno de mis amigos comentaba que no entendía por qué tenía miedo si las calles estaban vacías y tranquilas y que en nuestra ciudad no solían pasar cosas turbias, que aquello no era el Bronx. Eso es, incluso en la ciudad más tranquila del mundo yo sentiría peligro. También me sugirió que si ese miedo de volver sola a casa por las noches era parte de la educación recibida y que si mi hermana también sentía lomismo que yo. Y sí, no solo siente lo mismo, sino que no conozco a ninguna mujer que no tenga este mismo miedo.>> C.F.M.

    FullSizeRender_3

    No solo soy mona.
    FullSizeRender_8

  • Supongo que a todas nos ha pasado que por el simple hecho de ser mujer todos los hombres que tienes alrededor te ven como algo que se rompe, frágil, a quien tienen que proteger… y la mayoría de las veces no necesitamos que nos protejan, solamente que esos mismos que dicen cuidarnos nos respeten y enseñen a respetarnos. También me pasa en el trabajo, donde prima más tener una cara bonita que hacer bien lo que te corresponde, que te digan algo así como “mira qué mona es la chica nueva” y qué más da lo que tú hayas hecho para llegar hasta ahí! simplemente eres mona y a ellos les basta. Y yo, que pertenezco al sector sanitario puedo ver cómo cada día mis pacientes preguntan dónde está el médico, porque obviamente una mujer ( y más siendo joven) no encaja en el papel, y la triste realidad es que eso no solo me pasa con los pacientes hombres sino también con muchas mujeres. Sí, seguimos tirando piedras sobre nuestro propio tejado y hay días en los que sinceramente me siento el sexo débil, ya sea trabajando, caminando por la calle o leyendo muchas noticias… pero si lo analizo fríamente me doy cuenta de que no hay sexo débil, pero a ellos les sale rentable hacernos creer que sí existe.>> M.M.R.
     

    Se acabó la fiesta.

  • << Fui a una fiesta de unos amigos de mis compañeros de piso. Era en casa de ellos y había mucha gente, música, luces, fue muy divertido. O al menos lo estaba siendo hasta que uno de los chicos que estaba sentado en un sofá se levantó y me dijo: “- Mis amigos y yo estamos de acuerdo en que el tuyo es el mejor culo de esta fiesta”. Me extrañó bastante el cumplido [¿], viniendo además de alguien que no conocía de nada y se estaba literalmente presentando con esa frase. Pero no se quedó ahí la cosa, sino que el tío se empezó a acercar de forma excesiva y desagradable, sentía que me estaba invadiendo, dejando sin espacio. Le dije que tenía novio y que no estaba interesada, a lo cual respondió: “-Pues si vienes con esos pantalones de cuero ajustados a una fiesta es porque quieres sexo, sino estás provocando: eres una puta”. Seguramente debí haberme quedado en la fiesta, pero nos fuimos con la fiesta a otra parte, ya no me apetecía seguir allí.>> E.G.G.

    FullSizeRender_4

    La cacería.

  • <<Ese momento, ese gran momento el que te fijas en el panorama del bar, en cómo las chicas bailamos… ¿y ellos? Ellos solo observan el “ganao”, codo en la barra. Llevamos viviéndolo desde los 16 que empezamos a salir de fiesta: nosotras saliendo a divertirnos y ellos, a pillar. Ahora a los 27 cambio de objetivo: a follar para aumentar la lista de conquistas en su grupo de whatsapp. No son todos, claro que no, ya sabéis la tipología de tío, ese que viene y se acerca para decir al grupo de amigas: “-Sois lo único decente del bar”.  Y digo yo, a ver, perdonavidas, no intentes halagarme diciéndome que soy mejor que las demás, quién te dice a ti que ellas no sean estupendas, respeta. Es más, realmente no te he pedido tu opinión a cerca de mi belleza o no belleza. Lo que está en el aire es esa manera de infravalorar a la gente, me parece bien que mires a la gente bailar pero no creo que seas juez de nada para proclamarme o no Miss de la Noche. Como si el derecho a elegir fuera solo tuyo y estuviera hecho a base de descartes. Quizá tú no seas ninguna maravilla. Además de venir de las cavernas, vienes de este mundo de viceversos en el que todos son tronistas y el respeto brilla por su ausencia. Te voy a dar un consejo para ligar: eso es una cosa de dos, o de 3, de que yo también quiera, de que yo también tengo algo que decir.>> N.A.V.

    FullSizeRender_2

    Me gusta ser una zorra.

  • << Eres una zorra>>, << eres una guarra>>. Esta y otras frases similares las escuchamos diariamente para hablar de los affairs femeninos tanto en conversaciones de hombres como de mujeres. Nadie habrá oído hablar de algo parecido para referirse a los hombres. En todo caso, el sinónimo automático es “fucker” o “crack”, para referirse a la misma situación. Una vez escuché a un sabio decir : “ Los hombres llamamos zorras a las mujeres porque creemos que al estar con muchos no os respetáis a vosotras mismas, no os dais cuenta y eso no nos gusta”. Es decir, las mujeres siempre tenemos que tener presente la imagen que proyectamos al resto, en cada acción debemos pensar qué repercusión tendrá esta. Realmente es lo que la sociedad nos hace pensar para esconder el verdadero sentimiento: el de la envidia. Envidia por poder hacer lo que queramos, cuando queramos y con quién queramos y simplemente disfrutar, pues solo es eso, disfrutamos teniendo respeto por nosotras mismas, por lo demás y sin ninguna otra razón, nada más.                      U.P.

    FullSizeRender_6

Anuncios

Whatsapp 7/24

Las redes sociales y la tecnología han revolucionado nuestra vida: generando un montón de cambios en la manera de relacionarnos, de entender nuestras relaciones y de comunicarnos con los demás.
¿Y esto es bueno?¿ o es malo?

 

“Vivimos en el siglo de las distancias cortas y las relaciones a dista
ncia y todavía no hemos entendido que basar cualquier relación en un aspecto físico significa firmar de antemano un contrato de caducidad”  De cero a diez- El cajón de Gatsby.

Si Gatsby y su cajón tienen razón en lo que a las relaciones de este siglo se refiere, desde luego, la tecnología y las redes sociales nos ayudan a sentir más cerca a gente que tenemos lejos. Nos permiten estar en contacto con nuestros amigos y amigas de forma constante y seguir manteniendo y compartiendo cosas con gente que se encuentra lejos de nosotrxs y que nos son importantes.
En ocasiones nos facilita la vida diaria: nos permite comunicarnos de manera rápida y barata con la gente a la que queremos.IMG_7332

Si desde luego,  whatsapp facebook , instagram o snapchat nos han servido para manejar de una manera distinta la distancia, también ha afectado a nuestra manera de entender la disponibilidad y la cercanía y teniendo esto malas repercusiones para muchas personas en sus relaciones de pareja.

Sin embargo, estar Online, la posibilidad de estar  en conexión 7/24 y a disposición de los demás puede generarnos mucho malestar. de ahí que muchas veces resulte necesario poner límites. Lo que podemos preguntarnos es:¿Quién sirve a quién?  Y
recordar que la tecno
logía puede ser una herramienta más y no una obligación que atender.

Ianire Estébanez, desde su blog:www.minoviomecontrola.com, nos recuerda que hay mil razones por las que no contestar sin que eso tenga que resultar conflictivo.

noquierocontestaraunquetelea-mi-novio-me-controla-noviembre-2014-ianire-estebanez

Si tu pareja utiliza las aplicaciones de mensajería o redes sociales para reprochar,
recriminar la última hora de conexión o chantajear, no es Amor, es CONTROL.
IMG_7334

A todas las chicas que he conocido en los baños de discotecas #TOILETART

C6BCKFLWMAEtR52
A la que me prestó el pintalabios. La que me retocó el maquillaje. La que me abrazó borracha. La que me contó un chiste. La que me subió la cremallera del vestido. La que me consoló cuando vi a mi ex besando a otra. La que me avisó de que llevaba la etiqueta de la
blusa por fuera. La que me invitó a un cigarro. La que me defendió cuando me acosaron. La que me dio una tirita para las rozaduras de los tacones. La que me dijo que le gustaba mi pelo. La que me llamó guapa. La que me dio un tampax. La que me dio papel de fumar. La que me avisó que me alejase de aquel tío. La que me dio un pañuelo. La que me dijo que me parezco a una actriz de la tele pero que no se acuerda del nombre. La que me sujetó la puerta mientras meaba. La que después no se separó de mí en toda la noche. La que se puso a bailar conmigo en la cola porque se puso a sonar Atrévete de Calle 13. La que me prestó el mechero. La que me presentó al resto de sus amigas.
Tratémonos siempre como si estuviésemos borrachas en los baños de una discoteca.

Vamos a tratarnos siempre como en los baños de las discotecas 🙂

Imagen: Monstruo Espagueti
Texto: Carmen Carbón

 

Nuevo Sorteo!

Nuevo Sorteo!!! M y N joyas colabora con nosotrxs con esta pulsera tan bonita. El sorteo está abierto en nuestra cuenta de Instagram y FullSizeRender (10)
Si vosotrxs tambièn la queréis, solo tenéis que:
1. Seguir las cuentas de @mynjoyas@amor_sin_control.
2. Mencionar a 3 amigxs en cualquiera de las fotos del sorteo.

Tenéis hasta el día 25 de Diciembre para participar! Mucha suerte!!! #sorteo#nuevosorteo #joyas #joya #pulsera#myn #amor #amorsincotrol #amorsinctrl#asturias

 

 

“Eliminar la violencia machista es cosa de todos los días”. Nueva Campaña

“Eliminar la violencia machista es una lucha de todos los días”.
Con motivo del 25 de Noviembre, día Internacional contra la Violencia de Género,  el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con la Dirección General de Igualdad y de Medios, y la agencia de publicidad Kitchen han puesto en marcha una campaña de sensibilización y prevención de la violencia sexual. Han utilizado diversos métodos para poder alcanzar al mayor número de gente posible. A nosotrxs nos ha encantado la idea y sobretodo los carteles que hoy queremos compartir con vosotros!!

La profesora que amaba a las mujeres

Me lamo Carmela y soy profesora de FP. Llevo 10 años dando clase. Es mi pasión. Bueno, eso y las relaciones entre las personas. Siempre me he fijado mucho en las parejas, en como se comportan, miran, tocan o besan. Desde pequeña me di cuenta de que el amor, en un sentido amplio, mueve al mundo y a los que en él viajamos.

 

Mis alumnos,  que tiene entre 17 y 20 años, viven en una ciudad de la periferia barcelonesa que es muy parecida a otros barrios del país. Lo mejor de todo es la riqueza cultural que tenemos. Chavales cuyas familias provienen de cuatro continentes dintintos o de otras Comunidades autónomas. El colorido es absoluto.

 

Y yo, que leo un mar de  emociones a diario en sus caras, intento que entre todos construyamos un espacio seguro y diverso en el aula.

Me encanta charlar con ellos, provocarlos, y discutir acaloradamente porque una idea les ha encendido la cabeza y el corazón.

 

Hablamos mucho de sexo, de amor y de sentimientos. Porque como a cualquier joven de su edad, es uno de los temas que más les sacude.

Supongo que porque se pasan los días escuchándome y observándome, me hacen muchas preguntas sobre mi vida personal. Y fue el curso pasado cuando decidí mostrarme ante ellos como una profe que ha tenido novias y también novios. Y que es madre y que está orgullosa de su diversidad sexual.

 

Esta es la pequeña historia de lo que pasa en clase cuando hablamos de que la heterosexualidad no es lo normal. Y de las reacciones de algunos de mis chicxs cuando la profe se muestra públicamente como lesbiana, pansexual o como queramos llamarle, que yo con tanta etiqueta me pierdo un poco, igual que les pasa a ellos.

 

  • Nadia, 19 años: “Profe, eres súper guay. Me parece bien que nos trates como a mayores y nos cuentes cosas tuyas”.

 

  • Yassin, 18 años, al cruzarse conmigo a solas en el pasillo:

-“Entonces profe, ¿lo que a ti te va es  la tijereta?” (haciendo el gesto con ambas manos popularmente empleado para representar la dicha tijereta)

-Mi respuesta en tono desenfado: “Pero mira que eres bruto y cotiilla. ¿Te pregunto yo a ti qué es lo que haces? Anda…tira pa clase, que no veas. ”

 

  • Álex, 21 años: pensativo “No me extraña que te molen las mujeres profe. A mi me encantan. Así que por qué no te iban a gustar a ti también”

 

  • Liana, 18 años y Edi, 19 años. Hablando antes de empezar la clase:

-Liana: “¿Es verdad que eres bisexual?”

-Edi: “Ya ti que te importa”

-Liana: “Venga, dímelo. ¿Eres bisexual? No me lo creo, no puede ser…

-La profe: ¿Qué problema hay con los bisexuales? Yo misma he estado con hombres y con mujeres.

-Edi: “Que guai profe…entonces eres como yo”

 

  • Javi, 18 años: “Profe, he estado dándole vueltas a lo de la bisexualidad , la homosexualidad y todo eso. Y creo que lo que le guste a la gente no debería de ser importante. Cada uno que haga lo que quiera”

 

  • 2 niños de segundo de la ESO, de 13 años de de edad:

-Niño 1 gritándole a Niño 2: “Maricón, capullo! Que te molan los rabos y que te peten!!”

-La profe muy seria “Oye tú, ¿se puede saber qué problema tienes  con los maricones? No puedes hablar así. En mi clase des de luego no. Es que no te lo consiento.

-Niño 1: ¿Qué pasa profe?, sólo es una  broma.

-La profe: “Las bromas sobre lesbianas y gays, no tienen ni puñetera gracia. Además tú no sabes los gustos de la gente que tienes delante. Yo misma soy lesbiana. Así que me estás insultando. A mi y a no se sabe cuánta gente más”

-Niño 1: “Jo profe, perdona, yo no lo sabía…”

 

  • Yo dirigiéndome a toda mi clase:“La heterosexualidad no es lo normal. Lo normal es todo. Para gustos colores. Y sin ir más lejos en mi tenéis un ejemplo. Yo he tenido parejas de todo tipo. He estado tanto con mujeres como con hombres”.

Gabi, 17 años: “A mi me gustan las chicas , pero tuve un novio cuando hacía la ESO profe. En el cole se burlaban de nosotros continuamente…”

-La profe: “Pues tu tranquilo Gabi, que en mi clase nadie se burla de nadie. Te aseguro que aquí puedes comentar lo que te apetezca y sentirte bien tranquilo”

 

  • Karan 17 años.
  • “Profe en mi país no hay gais. Te lo aseguro”
  • la Profe: “ A ver Karan, gays y lesbianas hay en todo el mundo. No tiene nada que ver con el país ni con la religión”
  • Karan: “En mi país no hay profe, porque es una pecado muy grave y saben que van al infierno”
  • La profe: “Bueno, entonces lo que pasa en tu país es que los gays y las lesbianas no tienen libertad para expresarse. O sea que tienen miedo. Pero eso no quiere decir que no existan”

 

Así que mi manía de posicionarme como bisexual cuando aparece el tema en clase, que siempre surje, nos tiene a todos muy entretenidos. Y es que el tema para nada deja indiferentes a mis alumnos. Sus reacciones son muy variadas e intensas aunque no siempre sean positivas.

 

Para mi, lo más importante de la visibilización de nuestra diversidad sexual en el aula, es que por fin mis alumnos tiene un referente homosexual en un adulto, aunque sea para rechazarlo.Yo no quero que sean como yo, pero sí que sepan que tiene profes gays. Creo que lo que no se nombra no existe. Por lo tanto poniéndole palabras y sentimientos a ésta realidad  le damos vida, la creamos y el instituto se transforma así en un sitio más grande, más real.

 

Por mi parte yo ya no podía hacer otra cosa que salir del caparazón por fin ante mis chicxs. Creo que se merecen respeto y sinceridad. Llevaba mucho tiempo ardiendo por dentro cada vez que escuchaba una broma o un comentario  cargado de perjuicios sobre la homosexualidad en el insti. Y me parecía absurdo continuar luchando contra ello sin llegar al fondo de la cuestión, sin explicar mis motivos reales, mis vivencias.

 

Espero que a algunxs les sirva de apoyo, que se empoderen y luchen por ser ellxs mismos pasando del maldito qué dirán que nos hace tan infelices.

Espero que en las aulas además de impatir contenidos podamos hablar de nuestra homosexualidad y de lo que nos de la gana, con total libertad y confianza.

Espero que algún día ningú alumno vuelva a sentir vergüenza o miedo por amar a nadie.

Deseo que puedan sentirse orgullosos de lo que son, maravillosa diversidad en una sociedad multicolor.

 

 

Carmela

Sufrir por amor merece la pena

Muchas de mis amigas, incluso nostras, las chicas que conocemos en los talleres o las que acuden a consulta y también muchos de los chicos que conocemos han caído en la confusión de ligar el dolor con el amor.

A veces incluso, hay que gente que quiere encontrar regocijo en una especie de dolor “disfrutón”, solo porque hemos entendido que sufrir por amor merece la pena.

La realidad es que a muy pocas personas les gusta sufrir, a la mayoría de nosotrxs nos encantaría poder evitarnos ese sentimiento… y entonces… ¿por qué lo aceptamos en algunas relaciones de pareja?

Esto tiene mucho que ver con el sapo y la rana! Si! Cuando hqdefaultaceptamos y asumimos ese sufrimiento muchas veces es porque esperamos que con el tiempo eso vaya a cambiar y finalmente acabemos siendo felices y comiendo perdices.

En los cuentos de cuando éramos pequeñxs, la princesa besaba al sapo y éste se convertía en un apuesto príncipe que nos salvaría de todos los monstruos y dragones.

3-metros-sobre-el-cielo5_400x400

El cuento moderno cambió un poco la historia, quizá porque no tenemos que ser rescatadas por nadie. Ahora el malote, el chico gamberro que se porta mal y que puede tratarnos mal también a nosotras, acabará cambiando.

 

 

 

fullsizerender-9
<<Gracias a mi incondicionalidad y a darle todo lo que me pida y quiera, acabará dándose cuenta y se convertirá en el chico bueno que me quiera y me trate bien.>>

 

¿Pero esto funciona? Y en cuánto tiempo? Poco nos han contado sobre lo que ocurre después de los 100 minutos de peli. Y sin embargo, lo que sabemos es que esta espera y el sacrificio que supone complacer a una persona olvidando nuestras propias necesidades y derechos tienen consecuencias muy negativas en las personas, (además de que el sapo no suele convertirse en príncipe bueno.)

img_7711

Este es otro de los mitos del amor romántico:la idea de que para amar a alguien “bien” es imprescindible y necesaria la entrega absoluta a esa persona:
Abandonarlo todo, renunciar a nuestras aficiones incluso y a los que nos gusta hacer. Dejar de lado a veces a amigos y familiares y “centrarte” de manera exclusiva en la relación y en satisfacer a la otra persona.

fullsizerender-9

 

Sin embargo, construir una relación de pareja sana y buena, en la que las dos personas os sintáis a gusto y bien, requiere no sólo conocer bien a  la otra persona, sino también a una/o misma/0: solo así podemos saber cuáles son nuestras necesidades, qué es lo que esperamos de la otra persona, qué es lo que le podemos pedir, cómo, y si nos lo puede o no dar.

Pero para ello hay que tener presente algo muy importante: las relaciones de pareja son de igual a igual, no puede existir una jerarquía en la que unx de lxs miembros esté por encima de el otro.

De este modo, cada cual tiene derecho a pensar cómo le gustaimg_0220 que sean las cosas y la relación y la otra persona tiene derecho también a aceptarlas o no (siempre y cuando le parezcan bien) y a la inversa.
Las dos personas van elaborando un contrato, tejido a base de acuerdos entre ambxs ,en los que se clarifican las necesidades de los dos y cómo satisfacerlas.
Esto es siempre y cuando ninguno de los dos mande o se imponga sobre el otro, el ejercicio de poder y el control son formas de mal trato y no pueden concebirse en una relación.

Además, amar no significa renunciar a la propia individualidad, tampoco que no exista ningún conflicto. En todas las relaciones sean del tipo que sean, pueden surgir problemas, la cuestión está en cómo los resolvemos, cuáles son los límites claros que unx no debe sobrepasar ni permitir que le sobrepasen.

 

 

Tantos Siglos, tantos mundos y coincidir

Mitos del Amor

 

La manera que tenemos de entender el amor y las relaciones de pareja está condicionada por todo lo que hemos oído hablar y visto sobre amor: lo vemos en sus canciones,en la publicidad, en las pelis, en lo que nos han contando personas que conocemos…

Love is in the air…!

Y es que está en todas partes!  Probablemente, sea el tema que más “vende” y que más nos mueve. En todo este bombardeo amoroso y en nuestra cultura, el modelo que impera es el de “amor romántico“, ese que nos dice que  puede ser bonito y guay lo de “sufrir por amor”.

alfonso-casas-usted-esta-aqui

 

De el amor romántico hemos aprendido que parece  que el sufrimiento va necesariamente ligado a la acción de amar y a las relaciones de pareja y probablemente hayamos tenido relaciones afectivas o de noviazgo prolongadas en el tiempo que a pesar de estar haciéndonos mucho daño,
mantuvimos o estamos manteniendo porque aceptamos que es que el amor es  era eso, porque el amor es”así”.

Lo que ocurre con este pensamiento es peligroso, porque hace que olvidemos o confundamos el verdadero sentido que tienen las relaciones de pareja.
Y es que el amor es otra cosa. Tiene más que ver con el disfrute que con el sufrimiento, con compartir más que con poseer y con la libertad frente al control.

 

 

fullsizerender-9

 

Estas creencias extendidas del amor ligado a ideas de sufrimiento, posesión, entrega absoluta, etc son los que muchxs llaman Mitos del Amor de Romántico.

                                                                    ¿Os suenan?

fullsizerender-9 

Enamorarse es una de las experiencias más bonitas que uno/a puede vivir. Cuando alguien te gusta mucho pueden sentir que existe entre vosotrxs una conexión superespecial y es genial sentirlo así!
Uno de los mitos relacionados con este sentimiento, tiene que ver con la idea de pensar que esa “conexión” solo puede aparecer y existir con una única persona en la vida y en el mundo.

Una suerte de:

<< Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir >>  Tantas personas en el mundo y justo “tú, aquí y ahora”.

Y claro, si has tenido la suerte de encontrarla o encontrarlo ( a esa única persona que ” te puede hacer feliz”) cómo no vas a aferrarte a esa relación y mantenerla a toda cosa defendiéndola frente a todo.

La cara B de este mito o los problemas que tener esta creencia nos puede traer, sucede cuando tenemos una relación que nos hace sufrir, una en la que no nos están dando lo que necesitamos o una en la que nos están tratando mal y no nos planteamos pararnos a valorar si todo ello nos merece la pena o no y si deberíamos romper o alejarnos por temor a no encontrar a “nadie igual” o a esa persona única en el universo.

<<No encontraré a nadie igual>>

¿Es eso cierto?

No creo, lo cierto es que a lo largo de tu vida conocerás a un montón de gente que te resultará interesante o atractiva. Con la que probablemente pueda surgir algo guay y con la que podáis construir una relación buena y especial.

 

Y entonces… ¿por qué nos da miedo?

Quizá tenga mucho que ver con dos ideas que hemos aprendido y nos han transmitido desde muy pronto:

              ” El amor de tu vida”   y  “La media Naranja”

paulo-coelho-en-las-citas-del-pirata-hacker-de-xavier-valderasy-tu-media-naranja

Nos dicen que solo existe un amor “real” y “verdadero”. El amor de tu vida, una relación única y especial que te marca y que si se rompe o la dejamos “escapar”, será como una sombra o fantasma que acabará persiguiéndonos el resto de nuestra vida, tambaleando incluso relaciones futuras.

Claro, cómo desprendernos de algo tan valioso y que solo sucede una vez en la vida de cada unx de nosotrxs. Ese alguien que nos llena y que hasta nos completa!

En realidad, todos somos naranjas completas, no necesitamos a nadie que nos complete porque ya venimos enterxs de casa! Nadie puede hacernos más felices que nosotrxs mismxs y la clave de una relación tiene más que ver con construir que con la fruta.

LV eric f.png

CONTINUARÁ…